Artículos de Graduados

"Un concepto quizás escuchado, pero no tan conocido: Eficacia Atencional", por Mariana Zucarelli.

   Mi tesis se tituló  “Evaluación de la Eficacia Atencional en alumnos de nivel escolar primario y secundario: estudio preliminar”. El objetivo principal fue evaluar la eficacia atencional, la cual permite valorar el rendimiento de un sujeto en tareas que impliquen la utilización conjunta de habilidades de sostenimiento, selectividad y control atencional, coincidentes con las redes atencionales de Posner (Carrada e Ison, 2013). El primer objetivo específico fue aplicar el instrumento EvEA (Instrumento de Evaluación de la Eficacia Atencional) en formato impreso y digital a una muestra de alumnos de nivel primario y secundario. El segundo, fue medir la eficacia atencional, teniendo en cuenta los distintos rangos etáreos (ciclos de escolaridad) y el género. Y el tercero, fue comparar la eficacia atencional de forma intergrupal, en función de la modalidad del instrumento empleado: digital o impreso, por rangos etáreos y género.

   Se utilizó el instrumento EvEA (Carrada, 2015) que pertenece a la categoría de los tests de cancelación o tachado y presenta dos modalidades: impreso y digital. Una de las tareas del test es la de orientación que consiste en realizar una búsqueda visual, en la cual se presenta un estímulo objetivo con un conjunto de distractores (red atencional de orientación). Otra, es la de conflicto que hace referencia a realizar una búsqueda visual identificando un estímulo contrario al estímulo presentado entre un conjunto de distractores (red atencional de ejecución). Y la tarea de vigilancia consiste en mantener la atención durante un el tiempo que lleve realizar la tarea propuesta (red neuronal de alerta). Los puntajes obtenidos (aciertos, errores y omisiones y tiempo) permiten obtener un Índice General de Eficacia Atencional que permite analizar la precisión de respuesta del sujeto durante un tiempo determinado.

 El enfoque utilizado fue cuantitativo, de tipo descriptivo, y de diseño no experimental. Se trabajó con una muestra no probabilística intencional, para la que fueron seleccionados 494 alumnos de nivel primario y secundario, de una escuela de Guaymallén, Mendoza.

  En cuanto a los resultados, se encontraron diferencias significativas en el IEA (Índice de Eficacia Atencional) en la modalidad impresa, al comparar los alumnos de primer ciclo de nivel primario con los alumnos de los otros ciclos de nivel primario y secundario. Estas diferencias pueden explicarse respecto al proceso madurativo del niño y del adolescente. El nivel de desarrollo de los distintos mecanismos atencionales depende de la edad, es un proceso gradual y evolutivo, pudiendo afirmarse que con el paso del tiempo, la atención se hace más organizada, flexible e independiente del medio (Carrada, 2014).

  Se observaron también diferencias significativas en la variable tiempo, en ambas modalidades, al comparar los alumnos de segundo y tercer ciclo de nivel primario con los alumnos de nivel secundario. Los alumnos del nivel secundario emplean menos tiempo en la ejecución que los del primario, lo cual se explica también teniendo en cuenta la edad madurativa del niño y del adolescente. Entonces, a medida que aumenta la edad cronológica, va aumentando el desarrollo de la eficacia atencional.

“Experiencia de usuarios del programa asistencial en adicciones, Cable a Tierra, de la provincia de Mendoza” por Lic. Nadya Labayen

   La tesina fue desarrollada en Cable a Tierra, centro asistencial que aborda la problemática adictiva. Enmarcada en un diseño cualitativo y con un enfoque fenomenológico, el objetivo de la misma fue conocer la experiencia por la que atraviesan los usuarios en tratamiento, a través de la aplicación de entrevistas.

   En cuanto a los conceptos teóricos fundamentales, se destacan los siguientes. En primer lugar, entender que en base a diversos movimientos sociales, que tuvieron origen predominantemente en Europa en los años sesenta, y el establecimiento de determinadas leyes en Argentina, se han producido (y continúan afianzándose) cambios paradigmáticos, en donde se entiende que la persona que asiste a un servicio de salud, tiene una posición activa en su tratamiento.

   Esta mirada, destaca la autonomía de las personas a decidir sobre su salud y le brinda derechos, reafirmados en la ley nacional de Salud Mental Nro. 2667, garantizando que la voz de los mismos sea escuchada. Desde esta concepción se  utiliza el término de “usuario”, en tanto la persona es usuario de un servicio.

  El segundo concepto se relaciona con entender a la adicción como "consumo problemático", incluyendo a todo aquel consumo, con o sin presencia de una sustancia, en donde la calidad de vida del sujeto se vea afectada. Se comprende  que la adicción no es una enfermedad puramente biológica (del cerebro).

   Esta problemática, es bio-psico-social y el abordaje desde esta concepción admite una mayor efectividad en el tratamiento. Acompañando esta visión, en el año 2014, se sanciona la ley IACOP (Plan Integral Para el Abordaje de los Consumos Problemáticos), la cual promueve la asistencia, prevención y atención integral, de personas con consumo problemáticos. Este asunto, a partir de esta ley, le pertenece al área de la salud y el consumo comienza a descriminalizarse.

   En cuanto al trabajo de campo, participé observando las actividades del programa, con los usuarios (entendiendo como usuarios a quienes realizan el tratamiento y los familiares que asisten a reuniones semanales), entre profesionales y en una capacitación.

 Finalmente llegué a las conclusiones, mediante un análisis categorial, de las entrevistas a seis usuarios.

   En contraste con los objetivos que tenían al ingresar en la institución, que son más cercanos al deseo de finalizar rápidamente, sin importar el cómo; luego de estar en tratamiento durante por lo menos seis meses, reconocen la importancia de continuarlo para obtener mejoras significativas, los objetivos en esta instancia son alcanzables y realistas.  Esto se relaciona con la adherencia al tratamiento.

   Los recursos que perciben como adquiridos en el programa, son en primer lugar, la comunicación, luego la familia, los profesionales de la salud y finalmente el trabajo.

  En cuanto a la percepción general de los usuarios, existe un predominio de aspectos positivos acerca de la institución, esto es fundamental para lograr la adherencia al tratamiento. Y la misma se da por percibir a Cable a Tierra como un espacio en donde los usuarios se sienten escuchados y contenidos, además pueden aportar ideas y críticas acerca del tratamiento.

“Diferencia entre Características de Personalidad en Adolescentes mujeres que tienen familiares con intentos de suicidio y las que no los tienen” por Lic. Nimsi Anabella Cano

      El objetivo general de la investigación es conocer la posible diferencia de rasgos y características de personalidad en adolescentes mujeres que tengan familiares con intentos de suicidio y las que no los tienen. 
     
      Se llevó a cabo un estudio descriptivo con un enfoque cuantitativo. Por medio del Inventario Clínico para adolescentes de Millon (MACI), se evaluó a 49 adolescentes mujeres (N=49) de entre 15 y 18 años de dos colegios secundarios, uno público del departamento de Las Heras y otro privado de Ciudad de Mendoza.
     
      La muestra se dividió en dos grupos: adolescentes sin familiares con intentos de suicidio (N=42) y adolescentes con familiares con intentos de suicidio (N=7).
     
    Se concluye que los datos obtenidos confirman que en la muestra estudiada existen diferencias de rasgos y características de personalidad en adolescentes mujeres con familiares con intentos de suicidio y las que no los tienen.
     
   Las adolescentes sin familiares con intentos de suicidio tienen rasgos y características de personalidad egocéntrica (centradas en sí mismas, alto autoconcepto y sentimiento de superioridad) y conformista (adecuado control de los impulsos, buenas relaciones interpersonales y apego a las reglas). Sus percepciones o impresiones sobre sensaciones y conductas están centradas en la insensibilidad social. En relación a las sintomatologías, que se desarrollan en base a los prototipos de personalidad premórbida, reflejan tener predisposición a la delincuencia.
   
  La prevalencia de adolescentes con familiares (hasta tercer grado de consanguinidad) con intentos de suicidio es del 14,28% de la muestra. Estas adolescentes tienen características de personalidad introvertida (reservadas, distantes emocionalmente y poco sociables) y ruda (disfrutan provocando dolor en los demás). Sus percepciones o impresiones sobre sensaciones y conductas reflejan desvalorización de sí mismas, desagrado por su cuerpo, inseguridad con los iguales e insensibilidad social. En cuanto a indicadores de sintomatología, tienen predisposición a cometer actos delictivos.
     
     Los datos obtenidos son de utilidad preventiva al considerar el posible impacto negativo en la salud integral de las adolescentes en cuyas familias haya miembros con intentos de suicidio. Es un aporte a la psicología saber que las familias con miembros con intentos de suicidio repercuten en las características de personalidad y en las percepciones e impresiones sobre sensaciones y conductas en las adolescentes de la muestra. Resultaría de utilidad trabajar con estas familias para prevenir dicho impacto y considerar además que las familias de este grupo sufren crisis estructurales (Fernández Moya).
   
     Se destaca al ámbito educativo como detector de preocupaciones y problemáticas de los adolescentes y gestor de aspectos preventivos. Se prioriza la realización de actividades que favorezcan la expresión y el desarrollo de habilidades emocionales, a la vez que la participación activa de las familias en el proceso.

"Biopolítica y Psicoanálisis: derivas en torno a la conceptualización del síntoma" por Lic. Martina Lamy.

     

     La investigación tuvo como objetivo contrastar las derivas en torno al síntoma y al discurso médico psiquiátrico desde la biopolítica y la perspectiva psicoanalítica. Para ello, se propuso develar de qué forma la biopolítica, reguladora de los procesos específicos de la especie humana y sus consecuentes procedimientos de control, producen efectos normalizantes en los/as sujetos. 

    Se realizó un recorrido teórico siguiendo los lineamientos que propone Michel Foucault sobre el poder disciplinario (1975) y el biopoder (1978-1979), en su articulación con el discurso médico-psiquiátrico. También, se elucidó la conceptualización que realiza Sigmund Freud sobre el síntoma (1926 [1925]), tomando como eje orientador la segunda tópica freudiana.

     El contraste de lo que ha significado la biopolítica en materia del discurso y las prácticas psiquiátricas con la visión del psicoanálisis, permitieron elaborar la hipótesis de trabajo, la cual sostiene que: el discurso médico-psiquiátrico, situado como discurso biopolítico, genera efectos normalizantes en torno al síntoma. 

     El síntoma, en medicina, hace referencia a algo subjetivo que da cuenta un/a enfermo/a por la percepción o cambio que reconoce como anómalo. Ante esto, el/la médico/a puede extraer los signos, las manifestaciones perceptibles, es decir, lo objetivo y objetivable, para así postular cuál va a ser el recorrido para curar el síntoma y hacer desaparecer lo “anómalo”. 

     Para el psicoanálisis en cambio, “toda formación de síntoma se emprende sólo para escapar a la angustia; los síntomas ligan la energía psíquica que de otro modo se habría descargado como angustia”. Freud (1925-1926/1990, p.137).

     Se observa entonces que la noción de síntoma, tal como se constituyó en el marco de la biopolítica, no es equivalente a la conceptualización con la que trabaja el psicoanálisis. El paradigma médico apunta a su cancelación, mientras que el psicoanálisis le otorga un estatuto estructural como producción singular de un/a sujeto.

     En el dispositivo analítico, en contraste con el paradigma psiquiátrico, no hay normales-anormales, sanos-enfermos, sino personas que sufren de distintas formas. No existe un “ideal” al cual el/la sujeto deba adaptarse, el objetivo es que la persona pueda ir haciendo consciente algo de lo inconsciente y así, ir reposicionándose ante sus propios efectos sintomáticos, frente a su propia singularidad.

      En efecto, mientras una perspectiva apunta a trabajar con un/a sujeto a fin de que éste/a pueda ir develando algo de su propia verdad encarnada en los síntomas; la otra impone una verdad universal despojando a los/as sujetos del propio ser/hacer de su existencia.

     Entonces, desde una lectura analítica, la manera de operar por parte del paradigma psiquiátrico genera que un/a sujeto viva su singularidad como una disfuncionalidad que hay que normalizar, se cierra la pregunta por el inconsciente y se abre un intento de volver a la norma, de adaptarse a ella (Focchi, 2012).

    En consecuencia, los efectos producidos en relación al síntoma se tornan homogeneizantes, ya que se despoja al/la sujeto de su propia singularidad y se hace del síntoma un dato biológico que se reduce al campo de lo patológico.