Facultad de Psicología

Salud Emocional en Casa

 

Atendiendo a la situación actual, desde el Departamento de Extensión, Relaciones Institucionales y Graduados, se ha articulado con graduadas de la Lic. en Psicología de nuestra Universidad, quienes trabajan en el marco de intervención en crisis o psico-emergencia.  De este modo las Licenciadas en Psicología Micaela Bustos (Mat. 2715); María Alejandra del Campo (Mat. 1457); Nicolasa Domiján (Mat. 2801) y Cintia Romera (Mat. 1561), han creado el siguiente artículo a fin de compartir algunas sugerencias para acompañar a la comunidad a transitar esta situación de aislamiento.

 
Nos hemos reunido cuatro psicólogas que trabajamos la temática de intervención en crisis y pensamos algunas cuestiones que nos gustaría compartirles…
 
Nos parece de suma importancia empezar a anticiparle a nuestro psiquismo y nuestras emociones la posibilidad cercana a que puedan pedirnos el "aislamiento" en nuestras casas.
Empezamos este escrito el día sábado 14 de marzo, el día domingo 15 se tomó desde el gobierno, la medida del distanciamiento social estableciendo por ejemplo, que los niños y niñas no asistan a clases.
 
Distanciamiento social no es sinónimo de aislamiento. Actualmente tenemos la libertad de decidir si salir de nuestras casas o no. Es decir, se apela a la responsabilidad y solidaridad de que las personas que puedan, salgan lo menos posible de sus casas.
En el aislamiento la cuestión ya no sería “tan voluntaria” sino, impuesta.
 
La palabra aislamiento implica varias cuestiones, pero consideramos que el estar aislados, en este caso en particular, paradójicamente implica estar conectados respecto de la responsabilidad social de cuidarnos mutuamente.
 
- ¿Por qué es importante anticiparle a nuestro psiquismo, es decir, nuestra mente, que es probable que debamos quedarnos en casa varios días? Fundamentalmente porque la anticipación nos ayuda a organizarnos! Estar organizados nos ayuda a pensar con claridad, pensar con claridad nos ayuda a mantener la calma.
 
En situaciones de crisis, generalmente un evento irrumpe de forma imprevista en la regularidad de la vida cotidiana, dejando a las personas en un estado de impacto emocional que se expresa a través de sentimientos de angustia, miedo, pensamientos confusos, parálisis emocional, enojo, frustración, entre otras manifestaciones que son absolutamente normales.
 
Cabe pensar entonces, ¿Es para nosotros los Argentinos la medida del aislamiento un evento repentino e intempestivo? Pues de alguna manera sí, porque rompería con la regularidad de nuestra cotidianidad.
Sin embargo, no lo es, ya que hemos tenido la posibilidad de ver cómo en otros países del mundo, el aislamiento se está llevando a cabo, entonces de alguna u otra manera nuestras mentes ya han comenzado a pensar en aquella posibilidad.
 
Las recomendaciones de higiene y de salud física las hemos estado asimilando estos días. Lavarse manos, ventilar ambientes, evitar lugares con concurrencia masiva de personas, tosé y estornudá en tu codo, prestá atención a síntomas de fiebre, tos seca y dificultades para respirar y consultá con tu médico de cabecera.

 
¿Y las recomendaciones emocionales? 

Primeramente darnos el tiempo para asimilar lo que está sucediendo, darnos el tiempo para conectar con lo que esta situación nos hace sentir.
Pregúntate ¿cuáles son los sentimientos que tengo por estar en aislamiento?
Una vez que ya sabemos cómo nos sentimos podemos empezar a pensar en qué hacer para nuestro bienestar. Por ejemplo: 
  • Planifica actividades que puedan llevar a cabo las personas que conviven,
  • Mantén en la medida de lo posible una rutina de horarios, por más que no estés yendo a trabajar o los niños, niñas y adolescentes a la escuela es necesario que tengan horarios medianamente rutinarios, la organización ayuda a que nuestra mente se mantenga tranquila porque estamos acostumbrados a saber qué sigue un día después de otro.
  • Puede ser de gran utilidad ponserse pequeñas metas diarias, te dará la satisfacción de saber que “no estás perdiendo el tiempo” estas metas pueden ser desde ordenar algún cajón de la alacena, o llamar todos los días a un ser querido para preguntarle cómo ha estado.
  • Haz ejercicio siguiendo videos de YouTube! Baile, gimnasia, yoga. Si no tienen acceso internet, poné música y disponete a bailar.
  • Busca juegos de mesa, cartas, karaoke.
  • Aprovecha a ordenar aquellos espacios de casas que siempre quedan "para cuando tenga tiempo"
  • Mira videos y películas que te hagan reír a carcajadas.
  • Lee artículos que estimulen la creatividad.
  • Aprovecha a realizar actividades de reciclado e invita a las personas que viven con vos para hacerlas juntos.
  • Pinta y dibuja! Todas las actividades manuales que disminuyan el estrés.
  • Medita, has relajación.
  • Si tienes fe o algún tipo de creencia religiosa utilizala para conectarte y relajarte.
  • Limitá la exposición a canales de tv que brinden información excesiva sobre el coronavirus, es decir filtra la información que te llega, si recibís un video o audio de alguien, pregunta cuál es la fuente, quién lo dice, quién hizo el video antes de verlo, o escucharlo, si no es de algún profesional o fuente oficial descartala y no la retransmitas. Esta recomendación ayuda para no contaminarse de exceso de información de forma visual, auditiva y emocional, ya que, después te será más difícil procesar la información.
  • Si ves televisión, películas o series, prioriza las comedias o lo que te haga reir, disminuyendo las de tinte catastrófico. 

¡¡ADVERTENCIA!!

Todo lo que leíste arriba son sugerencias, sentite en la libertad de adaptarlas a tu vida, tus costumbres, gustos e intereses.
La idea no es caer “en recetas psicológicas” para transitar estos momentos… no caer en los extremos entre el caos de la desorganización y el estrés de planificar absolutamente todo!
Nos queda el desafío de ser flexibles y a la vez organizados!  

Sumamos algunas sugerencias específicas dependiendo de la etapa vital de las personas, es decir, según la edad.

 
¿Cómo cuido emocionalmente a los adultos mayores? 
  • Si aún no estamos en aislamiento, anticiparles que es probable que sea una medida próxima los puede ayudar a organizar sus actividades, pensamientos y emociones.
  • Hablar, hablar y hablar de ello es una medida muy efectiva! Escucha sus quejas y sus miedos! Los aliviará notablemente.
  • Si hablan mucho de la muerte, escuchalos! Necesitan hablar de eso! Los ancianos generalmente hablan de la muerte y en estas situaciones es probable que quieran hablar todo el tiempo de eso.
  • Si manejan y acceden a internet recomendales videos, películas y lectura acorde a sus intereses.
  • Estimulen la realización de actividades manuales.
  • Si viven en tu casa hablen mucho, si no viven con vos llamalos todos los días.
  • Si hay posibilidades de hacer video llamadas mucho mejor! Una llamada es más efectiva que un mensaje de texto! Escuchar la voz de nuestros seres cercanos nos ayuda a mantener la calma y los pensamientos positivos y si podemos verlos mucho mejor.
 
 
¿Cómo ayudo emocionalmente a los niños? 
  • Como medida general transmitir información real y acorde al entendimiento y edad del niño o la niña es la base de todo! Responder sus preguntas luego de brindar información es importantísimo para disminuir la ansiedad en ellos.
  • Los adultos somos los responsables de informar a los niños, no dejes que los noticieros cumplan esta función! El lenguaje de los noticieros, imágenes, sonidos y vídeos no son apropiados para la salud emocional de los niños.
  • Pregúntales cómo se sienten y qué piensan, si luego se animan a dibujarlo mucho mejor! Busca en tu memoria esos juegos que jugaste cuando eras niños y no tenías internet...
  • Explicar a los niños porque es importante cuidar la salud entre todos será un gran aprendizaje para el resto de sus vidas!
  • Que los niños quieran jugar todo el tiempo al "coronavirus" es algo absolutamente normal y muy saludable! Quizás quieran jugar al hospital, al estar encerrados, a la ambulancia, déjalos que jueguen! Es la manera natural que tienen para procesar sus emociones y lo que están viviendo.
 
¿Cómo ayudar emocionalmente a los adolescentes? 
  • Brindar información clara y precisa, no dejes que el adolescente tome cómo válido todo lo que se expone del tema en internet y la tv.
  • Motivarlo a realizar ejercicios.
  • Hagan un esfuerzo para activar lo lúdico y lo creativo.
  • Involucralo en las actividades del hogar.
  • Preguntale qué siente y qué piensa.
  • Si tienen internet motivalo a que use menos los mensajes por WhatsApp o cualquier otra red social que este usando con sus amistades y que use más  vídeos llamadas.
¿Cómo nos preparamos emocionalmente los adultos?
 
Haciendo todo lo anteriormente expuesto! Y si no es mucho pedir.. Aprovecha a descansar!
Consideramos que los adultos tenemos la gran responsabilidad de cuidar emocionalmente a los ancianos, a los adolescentes, a las niñas y niños y como si fuera poco a nosotros mismos!!!
 
Es momento de frenar, de usar nuestros sentidos para permanecer en el presente, "aquí y ahora" para disminuir el estrés y la ansiedad. Si nos centramos en el pasado o en el futuro es muy probable que vayamos a sentirnos angustiados o ansiosos.
 
Por eso, lejos de estresarnos, recomendamos armar una rutina flexible para esta situación anormal dentro de nuestra cotidianeidad.
 
El "aislamiento" puede ser una gran oportunidad para conectarnos dentro de casa y fuera de ella a través del cuidado mutuo y la responsabilidad social.
 
Los epidemiólogos de los cuales circulan audios y videos sobre Coronavirus mencionan que este bicho tiene la característica de ser de rápida propagación… 
Las emociones también se contagian rápido! (Acordate de cuando gritas un gol en un mundial de fútbol!)

¡Propagá actitudes positivas!